udctv.es

You are now browsing through `TV xxx` articles

Los que pedimos una televisión con contenido xxx

Estamos en la era de la telecomunicaciones, donde las opciones para ver programas de televisión son casi infinitas: tdt, cable, fibra, satélite... Hoy en día, el que no ve televisión es porque no quiere, pero habemos muchos otros que, aún queriendo, no conseguimos acceder al contenido que de verdad queremos. Y pensaréis: ¿qué puede faltar en la televisión actual, pública o privada, para que éste diga que no se considera satisfechos con sus contenidos? Bien, lo explicaré en breves momentos.

Aunque nuestra parrilla de programación es un compendio de noticieros, programas basura, concursos imposibles y cine más o menos actual (salvaría los documentales, aunque ciertamente no son los canales temáticos que más abunda), los que somos amantes del contenido xxx, el llamado ocio para adultos, nos vemos totalmente decepcionados en ese sentido, porque no hay manera de acceder a él de forma generalizada, digo, a la hora y en el lugar que nos apetezca. Y eso, como mínimo, es bastante injusto.

Recuerdo que en mi juventud, uno podía tener acceso al cine porno los fines de semana, a partir de la madrugada, en varios canales independientes, o cuando vino la moda de los "vídeos comunitarios", ¿os acordáis vosotros? Bueno, si sois gente joven quizá no sepáis lo que es eso, pero no era más que un canal que se contrataba para toda una comunidad, algo así como si toda tu vecindad pudiera ver un paquete determinado de esas ofertas actuales de televisión, pagando cada vecino su cuota. Como ya digo, para los que nos iniciamos en la pornografía en aquellos años, esto era lo ideal, aunque otros canales independientes, como ya he indicado, también emitían señal analógica y se ocupaban, aparte de las películas porno, de los juegos de azar, los programas de videncia y los consultorios sentimentales. No era una programación muy exclusiva que se dijera, pero funcionó bien durante muchos años.

 

Dicen que aquello pasó de moda por quedarse obsoleto, y que la TDT fue toda una revolución. Yo no estoy de acuerdo, porque eso será con respecto a la tecnología, no desde luego al contenido. De hecho, si aún quisiéramos acceder a algo así, tendríamos que echar mano de los mismos canales minoritarios que han comprado alguna licencia, y que emiten en las frecuencias vacías con un número mínimo de visionados. Normal, ya que a veces ni nombre tienen, y a nadie se le ocurriría añadirlos a la parrilla de nuestras modernas teles inteligentes que nos ofrecen contenido en HD y con calidad de sonido cada vez más difíciles de pronunciar.

De cualquier forma, vuelvo a repetir que, a pesar de todas las ofertas que hay para ver televisión y de sus múltiples formas, no hay manera de encontrar un contenido adulto decente. El poco que hay es, comprensiblemente, de pago, porque se entiende que la televisión es un negocio y todo el que entra en él es para ganar dinero. Pero, ¿por qué sí que ofrecen gratuitamente telediarios, telenovelas y programas del corazón? ¿Acaso preferir estos programas al porno te hace más educado, más culto o más inteligente? No sé, a mí me parece que sólo más enterado de la actualidad, aunque no creo que nadie me niegue que la pornografía también tiene mucho que enseñar.

 

Como todo, el contenido porno puede ser bien, o mal usado, eso ya depende de cada uno. Pero si por todos es aceptado que, más pronto o más tarde, la gente va a acceder a él de mala manera, entrando en internet y recibiéndolo a saco, sin filtro alguno, ¿por qué desde la televisión no se puede hacer nada al respecto? Lo mismo que hay un horario infantil en ciertos días y horas, podría haberlo para disfrutar de una selección xxx sólo para adultos. Sería cuestión de que hiciéramos un uso responsable de él, que siempre es lo que se procura desde la televisión, o al menos en la pública. ¿Y la privada, ganaría menos con este planteamiento? Pues no lo creo, si tiene audiencia para ver un grupo de pirados viviendo en la misma casa, o un programa donde las mascotas van a encontrar pareja, pues mira, quizá la duplicarían con un contenido porno en condiciones.

Muchos son los que se quejan del uso de internet, que suele ser indiscriminado y que además incita a la piratería, o eso suelen decir. Pero a veces es la mejor forma, por no decir la única, en la que se puede encontrar lo que en realidad nos interesa. Y que el mundo xxx le interesa a la gran parte del planeta, eso es algo que nadie puede negar.