udctv.es

You are now browsing through `maduras` tagged articles

Programas, mujeres, y programas para mujeres

Tradicionalmente, cuando la parrilla televisiva estaba compuesta por las cadenas públicas y algunas privadas, cinco o seis, el contenido de éstas era bastante generalizado; uno tenía una franja de mañana, otra al mediodía con el telediario y algunos programas infantiles, y el de la noche, con otro telediario y generalmente cine de más o menos actualidad. A todo esto, lo acompañaba un buen número de anuncios publicitarios, que no sé si recordáis dieron lugar a bastantes quejas de los consumidores, algunas de las cuales llegaron a buen puerto, y otras no.

Hoy en día se han creado los canales temáticos, que parece que ponen a cada uno en su sitio, y un sitio para cada uno. Series, documentales, deportes, programación infantil... cada canal tiene su propio contenido, al que se puede acceder durante todo el día, y que por lo general repite lo mismo varias veces a la jornada varias jornadas seguidas. Desde luego, mucho más fácil para organizarse.

Pero de todas formas, aún nos quedan las cadenas generalistas, vistas por un montón de gente todavía, en su mayoría gente mayor. Y es ahí, justamente donde saltan las críticas, sobre todo de los hombres, que cuentan que la gran mayoría de las horas, los programas son para mujeres, de mujeres o dirigidas al género femenino. ¿Pueden tener razón?

Es curioso que las mujeres, por contra, se quejen de la gran cantidad de fútbol (ojo, que no se refieren a ningún otro deporte) que retransmiten en abierto; pero esta afirmación cada vez se va quedando más sin argumentos, pues la gran mayoría ahora es de pago,  y no hay que tirar de las cadenas generalistas para verlo. Sin embargo, es interesante examinar la crítica de los hombres, que puede ser que no vaya tan desencaminada como parece.

Los programas de cotilleos, tradicionalmente atribuidos al público femenino (ya veremos si esto es machismo, porque no creáis que son pocos los hombres que permanecen horas y horas enganchados a ellos, para luego decir que nunca los ven), copan todas las tarde de casi todas las cadenas, por no hablar que algunos incluso las copan los fines de semana, y hasta en horario nocturno. Parece ser que al público español le interesa mucho quién folla, con quién lo hace o con quién deja de hacerlo todo el mundo del famoseo; ya se sabe que estamos en un país donde el marujeo tiene millones de seguidores.

Creo que a veces olvidamos que la televisión es un negocio, y que si trata de complacer al público es, mayormente para ganar dinero;  se supone que las cadenas públicas no deberían  tener esa política, pero vamos, éstas pertenecen al Estado, y éste también está bastante interesado en recaudar algún que otro ingreso, para que vamos a engañarnos. Así, la cosa es analizar si de verdad es el público femenino el que levanta una televisión, aunque echando la vista atrás, sí que parece que sea así.

Hace unos años, hacían furor a la hora de la sobremesa la emisión de telenovelas sudamericanas, que por supuesto, iban dirigidas a las mujeres; muchos eran sus detractores, pero vamos, si los comparamos con algunos de los programas actuales, casi eran obras de arte. El caso es que estas telenovelas tiraban del romanticismo de las féminas y, por qué no decirlo, de la calentura que despertaban los llamados "galanes" en todas ellas, que podían ver cinco días a las semanas durante muchas semanas seguidas. Entonces estas emisiones se llenaban de anuncios de publicidad que realmente sí que producían ingresos, y a mi entender creo que ahí empezó todo el meollo del asunto.

Las mujeres son leales a los programas, suelen ver la televisión siempre a una hora en concreto, aunque claro, en estos tiempos eso ya es mucho generalizar; pero al parecer, es una estrategia que sigue funcionando. Toda la telebasura se emite en el tramo de tarde, dirigida la público femenino, y la verdad, yo ya no sé si es que las mujeres de nuestro país ponen la tele por tenerla puesta, o si en realidad están a punto de ser llamadas retrasadas mentales, si es que de verdad ven esos esperpentos con interés. Prefiero pensar que la primera opción es la correcta, porque conozco a muchas mujeres inteligentes  que dudo gusten de la oferta televisiva que la televisión generalista ofrece en este país.

Por cierto, que además de todo quizá debamos sentirnos agradecidos en cierto modo. Si los programas de nuestra televisión dejan a las mujeres a altura del suelo mentalmente hablando, creyendo que estos contenidos son de su gusto, imagínate lo que debe ser en Italia, donde la RAI ha tenido que pedir disculpas por realizar un programa de debates, donde de ensalzó las virtudes de las mujeres del Este como pareja, e incluso dieron una lista por la que éstas eran mejores esposas que las de aquí. ¡Toma contenido serio y moderno para un programa de debates!